lunes, 24 de enero de 2011

El Médico

A veces pienso que seré un gran médico, que he nacido para esto. Otras pienso que la medicina no esta echa para mi, que el levantarme antes del zenit de las estrellas no tiene razón de ser; pero hasta eso me gusta.

Muchas veces pienso que hago aquí, por que lucho una batalla que si es la mía, cuando hay cientos de jóvenes viviendo una vida garantizada en la calle. Pienso que existen caminos más faciles de ganarse la vida estudiando, y que para mi también lo serían.

Pero el estudio de la medicina es distinto, el levantarte para hacer bibliokamping, salir de la biblioteca por la noche con los ojos ensangrentados y una jaqueca que ni domingo de resaca. Levantarte al alba solo para hacer un examen tipo test solo al alcance de colegiados, partirte la cara por llegar a una práctica de media hora que no sirve absolutamente para nada, pero que sin ella esto no tendría sentido.

El saber que esto no es una carrera de velocidad, sino de fondo; hay que saber que para ser médico, además de lo que digan los papeles, hay que saber que un buen medico nace, no se hace

Desde badajoz, provincia de Aroche

2 comentarios:

Esther Porras dijo...

Todos hemos pasado por las mismas sensaciones. Pero acaba mereciendo la pena, eso seguro =)
¡Ánimo!

Sheldon dijo...

Manuel, por favor, restaura la entrada del día 4 de Febrero. Me llegó al corazón. Es magnánima.
PD: hecha es con H, del verbo HACER.